Una sensación de inquietud invadió al grupo de científicos que trabajó en la elaboración del Libro Rojo de los Ecosistemas Terrestres de Venezuela (LR), editado por la organización ambiental venezolana Provita y cuya primera y única edición fue publicada en diciembre 2010. Por primera vez, se detectaron áreas intervenidas en los bosques siempreverdes al sur de Venezuela.

Los bosques del país abarcan una superficie de 311.496 km², de los cuales 290.018 km² se encuentran en los estados Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro - algunos científicos defienden que la Amazonia venezolana debería abarcar los tres estados. Para esta publicación solamente el Amazonas fué considerado - donde, oficialmente, están 53 mil km² de región amazónica pincelada por bosques y arbustales siempreverdes, bosques de palmas, arbustales ribereños, arbustales y herbazales tepuyanos, herbazales arbustivos sobre arena blanca y vegetación saxícola.

El estudio indica que en 1988 la cobertura de bosques siempreverdes en Amazonas era de 145.555 km², mientras que para 2010 ésta se redujo en 13.825 km² para un total de 131.730 km². Entre sus principales amenazas están la minería, extracción de madera ilegal, quemas, cambios en las prácticas agrícolas, presión poblacional, turismo y la explotación comercial de productos naturales, como “los detonantes más importantes de la modificación o pérdida del bosque, además del recién reconocido efecto de cambio climático”.

Según el biólogo Franklin Rojas-Suárez, uno de los editores del LR, “la situación de los ecosistemas en nuestra Amazonía oficial es similar a la detectada en otras regiones al sur del Orinoco”. Para él, la declaración de áreas protegidas (4 monumentos naturales, 2 parques nacionales y una reserva de biosfera) en la Amazonía venezolana “ha sido una de las principales estrategias empleadas para proteger los ecosistemas”.

A pesar de estos resultados, el botánico Otto Huber, asesor científico de la Fundación Jardín Botánico de Venezuela, dice que la Amazonia venezolana aún conserva en sus paisajes “una configuración muy cercana al estado natural” – ya que la cobertura de bosques siempreverdes en el estado se redujo en 10% entre 1988 y 2010. Para Huber, los tepuyes o montañas ubicados al norte del estado Amazonas se encuentran “virtualmente inexplorados”. De ahí que Huber exhorta a las instituciones oficiales a motivar en las universidades, grupos de estudios locales y en el Herbario Regional del Amazonas convenios de investigación que impulsen la creación de parcelas de observación y medición en 2011, porque está seguro que “los tepuyes nos tendrían muchas sorpresas”. A ver lo que dice el próximo LR.

Conservación de formaciones vegetales en el Amazonas venezolano

Bosques de palmas: en 1988 se estimó una superficie de 4.508 km², sin embargo en 2010 disminuyó a 1.412 km². El LR los clasifica en estado Vulnerable. Entre las principales amenazas están la agropecuaria, la extracción de especies y explotación de madera.

Bosques siempreverdes: El 93% de los bosques siempreverdes de Venezuela (290.018 km²) se encuentran en los estados Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro, siendo el Amazonas el segundo con mayor extensión boscosa, superando más de 131.700 km² en 2010. Estos bosques han sido clasificados por el LR como Casi Amenazados.

Arbustales siempreverdes: preocupación Menor. Entre sus amenazas, la destrucción por quemas recurrentes y la actividad minera.

Arbustales ribereños: son plantas adaptadas a periodos de inundación, encontrándose al suroeste del Amazonas en las cuencas de los ríos Atabapo-Guainía, Casiquiare y Río Negro. Abarca un área de 12.017 km² y según el LR califican en Preocupación Menor. Recomiendan “identificar modificaciones antrópicas y tomar medidas correctivas antes de que alcancen los umbrales de ecosistemas amenazados”.
Arbustales y herbazales tepuyanos: categoría de Vulnerable, siendo sus potenciales amenazas el turismo (debido al pisoteo, aterrizaje de helicópteros, actividades de escalada y rapel, vuelos en parapente y aerodeslizador, introducción de especies exóticas y acumulación de basura) y los cambios climáticos globales.

Herbazales arbustivos sobre arena blanca: Preocupación Menor. Sus principales amenazas son las actividades mineras y los cambios climáticos “que podrían implicar a mediano y largo plazo alteraciones en el peculiar régimen de anegamiento y el aumento de los meses secos de este ecosistema”.
Vegetación saxícola: Vulnerable debido al turismo descontrolado. “Se estima que el daño generado es radicalmente irreversible”.




O Eco
Copyright © 2004-2012
Todos os direitos reservados

Quem Somos
((o))eco e ((o)) eco Amazonia são feitos pela Associação O Eco, uma organização brasileira que se preza por não ter fins lucrativos nem vinculação com partidos políticos, empresas ou qualquer tipo de grupo de interesse. Leia mais. Leia mais.
Contato
editor@oeco.com.br
+55 21 2225 7573